martes, 28 de abril de 2009

-Fotografìa-

Estoy muy contenta porque compre una nueva cámara, es una excelente herramienta de visualización del mundo con el que me he entretenido últimamente (Espero aprender a manejarla). Hasta ahora lo que hago es pura exploración... mientras entro a tomar el taller de fotografía de mi universidad a ver si alguien me responde algunas de mis dudas, sin embargo hay que seguir tocando y probando.

En algunos ejercicios de fotografía, estuve haciendo el procedimiento que hacia David Hockney con la cámara polaroid. Aunque lo hago con una cámara digital es un excelente ejercicio mental y corporal para estimular la percepción.

Dejo alguna de sus palabras, unos pequeños fragmentos de este mismo artista en torno a la manera en que vemos y reproducimos imágenes, una muy buena reflexión critica en torno a la percepción, la realidad y la representación.

“Nuestros ojos no cesan de desplazarse en diferentes niveles de percepción. Para dar cuenta de este fenómeno en mis fotos con la Polaroïd, he tenido que desplazarme enormemente, revisar sin cesar mi propio punto de vista en relación con mi motivo. Y ese desplazamiento mima el efecto del movimiento ocular. Al tener el aparato del que me sirvo un foco fijo, he tenido que desplazar mi cuerpo. Esta constante re-puesta a punto queda particularmente manifiesta cuando el motivo está muy próximo. La pintura cubista está especialmente ocupada en las cosas que nos son próximas: las naturalezas muertas, los retratos, los interiores. Los paisajes cubistas mismos tienen algo de íntimo. No creo que la visión cubista vaya a suplantar todo lo que la ha precedido. La perspectiva de punto de fuga único, que es la del aparato, no es mentirosa, es tan sólo una semi-verdad, y el cubismo no es –no ya- toda la verdad; es solamente más próximo a la práctica visual corriente. El cubismo, como ya sabemos, se preocupaba por la percepción de la realidad, de la visión subjetiva: cómo nuestros pensamientos, nuestras ideas, nuestros recuerdos interfieren con los fenómenos de la visión objetiva. Alguien me ha dicho que estas fotos no eran fotos sino ideas sobre la percepción. La razón por la que no tomaba la fotografía muy seriamente era su especie de impasividad al contacto con la realidad. Pero estas reuniones recientes me han apasionado de tal manera que en lugar de pintar como era mi intención, compré doce mil dólares de films Polaroïd. Sería un trabajo difícil sin la Polaroïd porque es necesario poder juzgar inmediatamente el resultado antes de tomar la foto siguiente. He fotografiado como loco. Creo que la fotografía nos ofrece inmensas posibilidades, las de representar de forma impactante sobre una superficie plana el maravilloso trabajo del mirar. Es lo que busco, y lo que deseo revertir en mi pintura"

“Hoy en día, los planteamientos modernos sobre la representación del mundo no parecen diferir demasiado de los que tiene la gente acerca de la ‘realidad’ de la imagen fotográfica. Los artistas modernos piensan que están ante el mundo y que ese mundo se parece a la fotografía; lo que ellos hacen es reelaborarlo de una manera artística.
Pero el mundo no es exactamente así. Creo que es mucho más que eso: todas nuestras ideas acerca de la realidad y la representación están cambiando constantemente”

“Tendemos a pensar que la fotografía es un registro perfecto de la vida. Sin embargo, la fotografía no es más que la última consecuencia de la pintura renacentista. Es la formulación mecánica de las teorías perspectivas del Renacimiento, de la invención del punto de fuga en la Italia del siglo XV, para mucha gente uno de los principales inventos de todos los tiempos. Sin embargo, los pintores del Renacimiento siempre descifran las rígidas leyes de la perspectiva y las suavizaron y adaptaron a sus intereses, como habría hecho cualquier buen pintor.

En fotografía, no obstante, esas rígidas reglas no se pueden modificar demasiado. La cámara es mucho más antigua que la propia fotografía; en realidad es un invento del siglo XVI. La "camara oscura" es aún más antigua, pero fue en dicho siglo cuando se le aplicaron las lentes.

El procedimiento fotográfico se basa simplemente en el descubrimiento en el siglo XIX de una sustancia química que podía "congelar" la imagen proyectada desde un agujero en la pared, por así decirlo, sobre una determinada superficie. Lo verdaderamente nuevo fue ese descubrimiento de los químicos, y no el modo de ver en concreto, cuya invención se remonta a la Italia del siglo XV. Es decir, que en cierto sentido la fotografía es el desarrollo final de algo muy antiguo, no el principio de algo nuevo”

Bradford, Reino Unido de Gran Bretaña, 9 de julio de 1937


1 comentario:

  1. No sé si sea él mismo
    pero hay una composición igual del director de cien Wim Wenders que me encanta!!

    Mira tú..la encontré

    http://radiotania.typepad.com/.a/6a00d834e09d7169e2010536c8b77a970b-800wi

    ResponderEliminar