sábado, 30 de enero de 2010

22


Mi amigo Georgy me hizo osa de cumpleaños. Puede ver su trabajo aquí


Tengo veintidós

Según las Naciones Unidas, estoy dentro del rango oficial llamado, Juventud, razón por lo cual - soy un ser sexualmente desarrollado y un ser que aun carece de suficiente madurez para afrontar los problemas de una vida adulta-. Creo que tengo algunas facetas maduras, pero definitivamente soy una inmadura en proceso de aprendizaje. Hace poco pensé en mi amigo C, pensé en los cumpleaños, él solía escribir acerca del estado de su vida en ese momento, así que pensé en mi momento actual.

Soy uno de los tantos seres humanos que cumplen 22, que vive en Colombia, que tiene el cabello negro y le gusta tomar agua. Siempre me a preocupado el hecho de ser un pedazo más de la masa social dedicada a “estar” y aunque siento que todos buscamos alguna clase de autenticidad, no es algo que me interese de sobremanera, en realidad, me agrada sentirme transparente, ser un observador, permitirme sentir y ver el mundo “a través de lo que Dios me permite”, ver la mundanidad y belleza del mundo, porque es entonces, cuando en medio de la contemplación, del vacio, aparece ella, con sus inquietudes sobre las cosas, y sus acciones que circularmente encarnan la posibilidad de co-creación, de destrucción de si mismo, de un renacimiento continuo pero enraizado a la finitud de la permanencia, al sentido espiritual y la imaginación.

Estoy escuchando una canción de mi amigo Diego y descansando después de haber celebrado con mis amigos, con cervezas, disfraces, personajes y música caliente de un bar de universitarios en donde demostranos nuestros novedosos dotes de bailarines contemporáneos, mientras veíamos lo “hot” que son las parejas cuando bailan reggeton. Estoy estudiando artes, no tengo mascotas, nunca he visto una estrella fugaz, no se manejar, no tengo tatuajes y no puedo hacer muchos cálculos matemáticos mentales, sin embrago, puedo hacer veintiuna con el balón y dibujar.

Actualmente estoy leyendo: “la condición humana” de Hannah Arendt (filosofa y teórica política), es impresionante la brillantez y capacidad de esta mujer al hacer un análisis desde las necesidades básicas de los hombres y mujeres, la labor, el trabajo y la acción, como puntos centrales para analizar la modernidad y contemporaneidad. “Gravedad y Gracia” de Simone Weill (filosofa y activista) otra mujer que me llama mucho la atención por su discusión sobre la condición obrera, la riqueza y la pobreza, la política y el pacifismo, la espiritualidad y Dios. También estoy leyendo “Goya y las mujeres” de Natacha Seseña, que trae unas hermosas imagenes de pinturas de las mujeres que pinto a lo largo de su vida.

Durante los últimos cinco o siete días he asistido a dos conciertos de música, tres exposiciones de arte, un partido de futbol y entre ocho a diez cafés y panaderías, además de conocer un total aproximado de cinco personas nuevas. Aún siento confusión sobre la brecha que existe entre lo íntimo y lo público, entre esas necesidades individuales, búsquedas personales y el sentido colectivo, la esfera universal y la escala gigantesca de nuestra efímera existencia.

Este primer mes del año, me he sentido muy agradecida por tantas maravillosas personas que hay en mi vida pero también estoy triste por mis deseos incumplidos, por desear el amor, por la ruptura, la necesidad y las épocas de esterilidad, pero estoy de acuerdo con Simone Weill cuando dice que “la alegría y el dolor son preciosos dones que hay que saborear”.

Permítame dibujarle mi escena actual. Estoy en un pequeño rincón de mi casa, sentada con el computador frente al oriente, acompañada de la luz sobria que se acerca desde mis espaldas. Tengo el cabello recogido, un collar, ningún arete y una blusa blanca, a mi costado derecho tengo un paquete de almendras para comer en un par de horas. Es agradable, porque todo lo que necesito ahora es desaparecer para estar más tranquila y ver como la capa gruesa de mis pensamientos se disipa con la curva de las nubes. Hay ansiedad, si, pero también hay serenidad y sobre todo, juguetes para alimentar mis "perversiones".

Hola.

3 comentarios:

  1. Hola Osa...
    Panda disfrutar de la inmadurez y la de las sensibilidades nos ayudan a partarnos de esos mecanismos...
    Esas personas intentaran hacer tu espacio uno muy lejano dE aca
    Nos vemos en marte!!

    ResponderEliminar
  2. Las cosas saben llegar cuando les corresponde, a veces.

    Ahora, es una de esas veces.

    Eres tú y el universo que se expande en lo que cuentas. Eres tú y lo que eres cuando caminas. Eres tú. Y eso me agrada.

    No me canso de agradecer la manera en que las palabras crean belleza y mares de sensaciones en mí.

    No se que pasa, pero esto me gustó mucho. ¡Por favor! corrige el par de errores que perturban la belleza de "tengo 22".

    De nuevo, ¡Feliz cumpleaños! y a ver si en algo me entiendes lo que me produjo el texto. Esto es a lo que más se me parece...
    http://www.youtube.com/watch?v=YXvznEXRTB8&feature=quicklist

    Adiós, adiós, a Dios, adiós...

    ResponderEliminar
  3. Gracias chica linda, gracias por leer mis escritos , me alegra que los disfrutes y espero poder mejorar esos errores.
    Gracias por el video, muy bella canción.

    ResponderEliminar