domingo, 18 de abril de 2010

Hola.

Hola
Desde hace un tiempo han llegado cosa nuevas, emociones no tan delgadas y pérdidas superadas, ha cambiado bastante mi rutina, he conocido nuevos lugares, montañas, vacas y caminos. La ultima imagen linda que vi fue Monserrate y la foto de Eva Hesse en su estudio que me hacen suspirar.

He roto varias de mis promesas y al parecer alguna clase de inspiración que me generaba tanta calidez y esperanza se ha diluido (no del todo), mientras sigo inundada de cuestionamientos sobre algunas maneras de percibir y construir la conciencia, la imperfección, el arte, el materialismo y la felicidad. He discutido con personas acerca de la religión y algunas posturas como el vegetarianismo, y bueno, definitivamente uno esta acostumbrado a mirar solo una cara del problema, fijarse en reglamentos, sin tener en cuenta que el significado de nuestros actos no se definen simplemente por su motivación personal sino por su realización, el verdadero logro de “no hacer el mal” hace parte tanto de una introspección como de un cuestionamiento frente a lo que vemos y que culturalmente nos enfrentan. No podemos juzgar por lo bien que hemos actuado sin entender más a fondo la esencia del verdadero proceso de los actos, no hay que ser tan “idolatra” de clasificarse entre los que comen carne o los que no, entre los que son cristianos y los que no, los pecadores y redentores, si en gran medida, los cambios y las opciones más acertadas, tanto personal como a lo largo de la historia hacen parte de un largo, doloroso y enriquecedor proceso de nuestro actos y discursos.

3 comentarios:

  1. La trajedia de los que creen en Dios sobre todas las cosas es que la fe les gobierna el intelecto.

    Creo que eso se puede aplicar a varias facetas "idolatras" que mencionas, aunque confieso que no como carne pero tengo mis propias convicciones.

    Un saludo Sam.

    ResponderEliminar
  2. pues te confieso que yo creo en Dios pero como carne. Creo que el problema esta en querer apropiar leyes tan radicales y que nos obliguen a configurarnos sin un desde la condición humana, un entendimiento que requiere interiorizar en varias facetas d nosotros mismos.
    me alegra mucho ser artista, me siento agradecida de la imaginación, de los estados espirituales, de alguna manera intelectuales y sensibles que me brinda el arte.
    Creo en Dios, no se bien quien es pero espero que sea amoroso y comprensivo con mis egoismos.

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien creo en Dios sam fijate en la parte: Sobre todas las cosas. Ese sobre todas las cosas lo considero algo extremo, un fanatismo enceguecedor, algo que encadena. Creo que si Dios quisiera solo que lo adoraramos y vivieramos por el y para el nos hubiera hecho Robots programados, pero nos hizo con gusto de eleccion y variedad y iamginacion, lo que se denomina Libre albedrio.
    Entoces mi comentario iba dirijido a las religiones no a Dios como tal.
    Yo estoy segurisimo que Dios existe y puedo percibir que es un ser amoroso y muy creativo.

    Saludos Sam.

    ResponderEliminar