sábado, 7 de enero de 2012



Hoy una chica que trabaja con cristales hizo una lectura de mis chakras, me acostó, roció agua de rosas y puso un péndulo sobre cada uno de los siete cristales que había escogido y que permanecían en los diferentes puntos de mi cuerpo. Todos  giraban muy bien, hacia la derecha dibujaban círculos de 15 centímetros, parecía ser que mi cuerpo y espíritu gozaban de “armonía”. Es cierto, mierda!  Me siento tan bien que me dan ganas de explotar, tengo tanta energía física y hay tanto amor en mi corazón como hace tiempo no lo sentía. No tomo alcohol, no me drogo y no tengo sexo eh??? ¿Cómo puede ser posible que me sienta tan bien? Este pedazo de tiempo me hace sentir lo emocionante que es poner a trabajar las ideas y como ya no estoy constantemente buscando la aprobación de amigos, de mi familia o  los amantes. No, no estoy feliz, es solo que me siento perceptiva,  tranquila.

Se debe en gran parte a los avances del proyecto que estoy desarrollando, las fotos de los últimos días han sido un encuentro increíble, las imágenes me dan la sensación de proyección, como de textura de película vieja, tiene la estética de película holográfica, aunque me recuerdan a Lazlo Moholy. Este recuadro es una ventana que muestra cada detalle del paisaje, trato de capturar las impresiones de luz, como los impresionistas, improvisando con las diferentes horas de día, viendo como el color se deshace y deja la huella de su espectro, ah! Me siento como una alquimista, leyendo las ondas de luz, descifrando algunos de sus componentes químicos y lo mejor de todo, componiendo plásticamente a través de ella, como si estuviera pintando con la cámara. El último  espectroscopio que le puse a la lente me dio buen material para desarrollar la instalación de video y programar la matriz de color. Aun no quiero publicar imágenes, pero espéreme, son mágicas, mientras tanto voy a estar descalza tomando el sol. 
Besos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada