domingo, 29 de noviembre de 2015

Programar en código libre, un oficio del prosumir de las tecnologías electrónicas



        COAL, en MicroMutek 2014 - Performance multimedia creado con Pure Data

En el interés por crear herramientas propias para el trabajo con la imagen y el sonido, encontré en la programación un oficio técnico conveniente para los procesos de creación coherente con las artes plásticas, la música y lo digital. En principio, para dar solución a una serie de secuencias resueltas a través de algoritmos con los que la computadora ejecuta acciones, como por ejemplo, filtrar una señal de sonido que afecte parámetros de la imagen como el contraste o el brillo, o controlar las velocidades de lectura de fotograma de un video. 

En este acercamiento a la lógica de las computadoras, empecé a trabajar hace ya casi 4 años con el software libre Pure Data, programando en un ambiente gráfico, algoritmos sencillos para manipular señales de audio y de imagen, a través de paquetes de programación llamados Patch. 

El termino  Patch; viene de la idea del "patch you in" es decir, "conectarse a". En los “patches” es donde se alojan unas cajitas llamadas “objetos” que tienen funciones de control (parámetros, condicionales etc)  y procesamientos del flujo de datos (características, filtros, efectos para procesar imágenes y sonidos). En la parte superior de estas cajitas se encuentra la entrada por donde se envían los datos y valores numéricos. En la parte inferior, se encuentra la salida por donde se va el flujo de estos datos, así, las cajitas se conectan unas a otras, generando un patch, una especie de rizoma algorítmico encadenado

                                               objeto                            -                  patch                       



Pure Data es un lenguaje de programación en sí, compartido libremente por una comunidad de usuarios que aportan a su desarrollo técnico, usabilidad y creatividad. Pure Data no es un lenguaje de programación neutro, está situado en una lógica de libre intercambio, no es un software al servicio del consumo pasivo y la productividad lucrativa, ni está enmarcado en la idea de innovación continua, que obliga a los usuarios, a pagar por adquirir la última versión, dejando obsoleta a la anterior, por el contrario, su desarrollo depende de muchos, de la comunidad misma que con sistemas operativos como Windows, Linux o Mac puede ejecutar múltiples versiones de Pd, a diferencia de software libres, como Processing, en donde las versiones no son útiles unas a otras. 

¿Para qué o para quiénes está diseñado este software? ¿programadores, hombres ingenieros, "nerds"? ¿Qué aporta a nivel social y cultural? Qué relevancia tiene la producción de software libre respecto a las prácticas culturales que movidas por una ética del consumo, intercambian y descentralizan un bien técnico que suele concentrarse en las grandes corporaciones tecnológicas. 
Hay que anotar, que el panorama en este sentido es complejo y no es un simple asunto de resistencia ante la captación tecnológica corporativa, sino que el valor agregado que tienen este tipo de alternativas abiertas, es el de procurar lo común, el procomún, para que estos saberes no estén sujetos a unos pocos, sino que posibiliten otras formas de operar y de tener acceso a los sistemas informáticos, de manera diversa y consensuada.

Las pequeñas acciones que los usuarios realizan desde el prosumo del aparato tecnológico, es decir, el consumo activo y no pasivo (que asimila contenidos sin mayor relevancia) son precisamente, el accionar micropolítico que moviliza otros órdenes respecto a las formas de incorporación de las tecnologías electrónicas. Estas formas de incorporación, no necesariamente tienen que ver con las ideas fatalistas o emancipadoras con las que se señala las tecnologías electrónicas del siglo XXI, que desde el lado de las humanidades, se perciben como alienantes del sujeto “natural”, es decir, que promueven la perdida de lo humano, por otro lado, visto desde una perspectiva tecno-científica, como la verdad, la solución técnica del futuro. 

La teoría cyborg de  Donna Haraway al respecto, es una valiosa reflexión que matiza estas dos polaridades, no obstante, al proponer que la incorporaciones de las máquinas, las prótesis, los aparatos y los dispositivos conectan lo humano y lo no humano en nuevo sujeto híbrido. El sujeto cyborg de Haraway es la metáfora política (Perea 2013) que desplaza la noción de sujeto “puro” construido en el discurso moderno y en el que la identidad depende de los límites de su cuerpo, su género y su percepción. 

El cyborg entonces, muta con las máquinas, los artefactos y dispositivos que se colectivizan en cuerpos que sienten, se inventan, y amplían sus percepciones corporales con las máquinas. El cyborg es una condición temporal en la que el cuerpo se integra con la máquina, extendiendo los límites de sus propias percepciones corporales con las herramientas tecnológicas, así por ejemplo, cada vez que nos conectamos a los artefactos y propiciamos una nueva forma de percepción del mundo, incorporamos esta condición cyborg.

Es entonces, como programar, modificar, compartir, crear y prototipar el código abierto en interacción con una comunidad, constituye  también, el escenario de una práctica cybor opensource (Cabañez 2015) en el que el saber/hacer tecnológico y colectivo  ejerce en un aspecto más amplio de lo político, la revisión continua de los aparatos de centralización del poder y la construcción de sujetos. Este aspecto micropolítico, que se agencia en el código abierto y las comunidades digitales libres, da pie al intercambio y la construcción de nuevas prácticas de subjetivación (Preciado 2013) que modifican y reinventan nuestros espacios, tiempos y lenguajes.

Programar código abierto no es en el quehacer de este oficio, una técnica per se,  sino que se vincula  a modos de hacer, actuar y saber de una propiedad de nadie y de todos. El código libre es fruto del interés compartido, que conlleva normas, éticas, formas de comportamiento  que desembocan en una práctica cultural que ensambla lo social (Latour 2008). En mi oficio, se  hace necesario el acercamiento crítico del saber/hacer tecnológico, adaptado a un contexto en el que no es fácil adquirir y producir  un conocimiento respecto a estas técnicas y dispositivos, ya que está determinado por fuerzas que se imponen, en últimas, en términos de concentración de poder, de acceso a la tecnología, de género, etc. 



BIBLIOGRAFÍA
  • Haraway. D. (1999). “La promesa de los monstruos, una política regeneradora para otros inapropiados/bles”. Revista Política y sociedad. 30, 121-164.
  • Preciado, B. (2013). Testo Yonqui. Madrid: Espasa Calpe, S.A.
  • Sánchez, P. y Andrada de Gregorio, G. (2013).”Dispositivos, prótesis y artefactos de la subjetividad cíborg”. Revista de Estudios de Juventud: jóvenes tecnofilosofía y arte digital. 102) 41-53
  • Bruno, L. (2005) Reensamblar lo social Una introducción a la teoría del actor-red, 2005. Buenos Aires. Ediciones Manantial 
  • Cabañez, E. (2015). Resistencias Ciborg. Obtenida el 29 de noviembre de 2014.Disponible en: http://editorial.centroculturadigital.mx/es/publicacion/resistencias-cyborg.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada